Descarga acá nuestro calendario de eventos.
Contáctanos Entrar a mi cuenta

 

Guías y materiales

 

El régimen de los sentidos (Primera parte)

Por: Juan Camilo Vergara

La gente en Rusia suele hablar del régimen soviético de la manera más ambigua que ustedes puedan imaginar. Lo añoran y lo deploran a la vez. Extrañan, por ejemplo, la autoritaria igualdad que imponía que todos fueran por un mismo camino, sin importar que fuera bueno o malo, pues la gente entonces no sufría con la incesante competencia de hoy en día. Si bien el sistema vivía en guerra casi continua contra su propia sociedad, le tenía garantizada educación, salud, pensiones… Garantizaba un futuro, aunque suene paradójico. 

En la Rusia contemporánea, las cosas han ido cambiando a una velocidad vertiginosa, aunque sobrevivan algunos vestigios propios del sistema soviético en la política y en otras esferas de la economía o la sociedad. Uno podría hacer una lista enorme de lo que hubo y ya no existe, de lo que surgió...

El régimen de los sentidos (Segunda parte)

Por: Juan Camilo Vergara

Ya examinamos cómo los sentidos de los ciudadanos en la Unión Soviética y en la Rusia contemporánea estuvieron sujetos a los mismos cambios que se vivieron en la política y economía; de qué manera los colores se han constituido inconscientemente en uno de los síntomas de una nueva vida tras la caída del muro de Berlín, con todo lo bueno y lo malo que esto trajo. Concentrados como estábamos con el sentido de la vista, se nos olvidó que los sonidos y olores de la época soviética eran también bastante distintos de los de hoy en día, pues oído y olfato respondían a otros ‘modelos’. En los proyectos del partido comunista la ciudad debía sonar como el progreso.

Ustedes dirán que el progreso no suena específicamente a algo y que su definición podría tener mil significados. Sin embargo, el ruido...

Tortura en la Hexenhaus (Casa de las brujas)

La Hexenhaus o Casa de las Brujas, fue una cárcel especial alemana donde las personas acusadas de crímenes absurdos en relación a la magia negra y la brujería eran represados y torturados hasta la confesión o la muerte. Uno de los casos más famosos fue el del alcalde de Bamberg; Johannes Junius (1628), quien escribió una carta a su hija, mientras aguardaba su fatal tortura en la Hexenhaus. A continuación, compartimos la carta con ustedes:

“Cien mil veces buenas noches, mi querida y bien amada Verónica. Llegué inocente a la prisión, me torturaron inocente y debo morir inocente. Todo el que llegue a esta casa debe ser un brujo o, de lo contrario, lo torturan durante tanto tiempo que debe inventar alguna cosa, imaginarse lo que sea, para que Dios tenga piedad de él. Quisiera contarte cómo me sucedió todo esto. Cuando me llevaron por primera vez al interrogatorio, se encontraban el...