fbpx

Paddy: el caminante imparable

Paddy: el caminante imparable

Por: Julián Santamaría

Con tan solo un saco de dormir, un libro con las obras completas de Horacio y el Oxford Book de Poesía Inglesa, un joven inglés de dieciocho años se embarcó en un viaje que lo haría pasar a la historia como uno de los personajes más fascinantes del siglo XX. Se trata de Sir. Patrick Leigh Fermor o ‘Paddy’ para aquellos que lo conocieron en vida y también para aquellos que con fascinación lo han conocido a través de sus libros de viaje.

Patrick Leigh Fermor nació el 11 de febrero de 1915 en Londres, Inglaterra. En el colegio fue constantemente reprendido por participar en peleas, escaparse en las noches y perder sus libros. Siguiendo su conducta de ‘rebeldía’, se rehusó a matricularse en alguna universidad a pesar de que era lo esperado. Pero no ir a la universidad no fue un obstáculo. Después de todo, Paddy fue un autodidacta como pocos. Su talento innato para aprender otros idiomas y su pasión por la historia fueron herramientas invaluables para la vida plagada de aventuras que vivió.

Es entonces que decidió iniciar un viaje que lo llevó de su natal Inglaterra hasta Turquía. Recorrió Holanda, Alemania, Bohemia, Moravia (hoy en día República Checa), Hungría, Rumania, Bulgaria para finalmente llegar a su destino: Estambul, o Constantinopla como él mismo se refería a la ciudad. Gran parte del trayecto fue hecho a pie y pasando la noche en cualquier hogar o pensión que lo recibiera. Fue así como en sus andanzas se hizo amigo de europeos de toda clase. Desde miembros de la ya decadente aristocracia en Alemania y el Imperio Astro-húngaro hasta grupos de gitanos que ocupaban el este de Europa.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el mundo que Paddy recorrió durante ese viaje cambió de manera irreversible. Se enlistó en las fuerzas militares de Gran Bretaña y fue enviado a Grecia para contrarrestar la ocupación alemana. Fueron muchas las historias asombrosas que protagonizó durante la guerra y que le hicieron merecer la Orden del Servicio Distinguido’. Pero tal vez su actuación más reconocida durante la guerra fue cuando lideró la captura del General alemán Heinrich Kreipe, hazaña que se considera un hito militar de la época.

Una de las fotos de Paddy en Grecia.

Finalizada la guerra, se casó con la fotógrafa Joan Elizabeth Eyres y comenzó una serie de viajes que lo llevaron a los Andes, a las islas del Caribe, a monasterios en Francia y a recorrer a profundidad su gran amor: Grecia. Todos estos destinos fueron la inspiración que le permitieron escribir sus libros de viaje y ejercer trabajos esporádicos como periodista.

Pero su amor a Grecia no lo proclamó únicamente en la escritura. Cuando tuvieron la oportunidad, él y su esposa, decidieron instalarse en una casa a las afueras de Kardamili. Con el tiempo, la casa se convirtió en un lugar de reunión para escritores, artistas, viajeros y expatriados. Entre los visitantes asiduos se destacan Stephen Spender, Lawrence Durrell y Alberto Giacometti.

Sus múltiples intereses y la lentitud con la que escribía hicieron que la redacción de la trilogía de libros “El tiempo de los regalos” (1977), “Entre los Bosques y el Agua” (1986) y “El Último Tramo” (2013), comenzara cuando tenía 60 años. Inclusive, la última entrega de la trilogía no llegó a ser publicada en vida. Afortunadamente, en 2013 se hicieron esfuerzos para recopilar los manuscritos que Paddy escribió durante sus últimos años.

Sus libros son un recorrido apasionante que relatan de manera prodigiosa sus aventuras y la vida de sus contemporáneos. Su erudición hizo que sus narraciones se convirtieran en un viaje a los tiempos lejanos, ganándose así, el apreció del público y múltiples elogios de la crítica. No en vano, todavía se le considera como uno de los más grandes escritores de viajes que han existido.

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + Nueve =